Posteado por: buenaventuras | enero 17, 2017

PETE SMALLS IS DEAD (2010)

600full-pete-smalls-is-dead-poster

¿Qué hacían Cersei y Tyrion Lannister antes de jugar por el trono? Exacto,  actuaban en películas de Alexandre Rockwell…

Pete Smalls is dead es una comedia algo rara  en la que actúan Peter Dinklage, Mark Boone Jr., Steve Buscemi y Tim Roth, entre otros. El opening se juega a una escena bizarra en un set de filmación de una peli con la canción de Nick Lowe I’m a mess de fondo, mientras va saliendo de ahí y entrando al mundo de K.C. (Peter Dinklage) que es un guionista de Hollywood que ahora  maneja una lavandería y tiene un perro llamado Buddha.Lindo opening, promete; pero la peli en general no sostiene ni cumple esa promesa.

La invitación a la aventura inicia cuando unos maleantes raptan al perro de K.C. por una deuda de 10mil dólares que éste tenía con ellos, al mismo tiempo que su antiguo compañero de cine muere y debe ir a Los Ángeles para ayudar a su amigo Jack con el entierro y reencontrarse con la vida que en algún momento decidió abandonar.

Rockwell, el director, contemporáneo de Tarantino, por allá por los 90 prometía, yo lo ubico de Four rooms, él dirigió uno de los segmentos, de ahí a hoy tampoco fue muy prolífico, le cuentan 3 pelis en su haber, ninguna memorable.

En fin, no es precisamente una gran peli, pero se deja ver. Tiene un humor algo raro, y momentos muy graciosos, el amigo Jack con sus probablemente 120 Kgs sobre la scooter y la escena de los pandas repartidores de pizza en el estudio de cine, son probablemente lo mejor.

En mi humilde opinión creo que hay muchos subplots y en algún momento hacen que te pierdas o confundas en las relaciones de los personajes y como todo gira en torno a los 10 mil dólares que K.C. necesita para recuperar a su perro, de  pronto, un subplot te dice que hay 18 millones detrás de una producción de Pete Smalls ( el amigo Director muerto). Steve Buscemi, muy desaprovechado.  Tim Roth, me encanta Tim Roth, hace que el final  sea previsible y no brilla tanto como podría.

Ninguno de los personajes  logra consistencia, salvo K.C. , y esto creo que se lo deben a Peter Dinklage. No es en definitiva una peli fácil de ver; pero tiene lo suyo,  es arriesgada en su narrativa y tiene un soundtrack bonito. No es que les aconseje que corran a buscarla; pero si alguna vez se les cruza en Netflix o alguien se la propone, no pasen. Es una experiencia interesante.

Posteado por: buenaventuras | enero 16, 2017

FOR NO GOOD REASONS (2012)

Compré ésta  pensando que era peli; pero resultó ser un documental bellísimo sobre la vida y obra de Ralph Steadman, ilustrador británico que  por allá por los años 70 se conoce con el loquillo de Hunter Thompson y juntos le patean el culo a la sociedad norteamericana, por así decirlo.

El documental tiene un opening lindísimo, los créditos van con una tipografía basada en la firma de Steadman, y una cámara viaja a través del taller del artista pasando por latas de cintas de cine, libros, frascos de tinta y pinceles. Luego,  un muy discreto Johnny Depp acompaña la narración sin ningún afán de protagonismo.  Parte de la narración la hacen imágenes de archivo del propio Hunter Thompson, la entrevista al mismo Ralph Steadman y un trabajo de animación impecable de los cuadros e ilustraciones del artista  dirigido por Charlie Paul.

A medida que el artista va contado su vida, ves cómo en determinado momento  la  sociedad como tal  se le presenta de forma grotesca, y esta rabia y asco se transforma en manchas en su trabajo, salpicaduras de tinta de las cuales, como él mismo afirma, no sabes qué surgirá; pero acompaña de forma perfectamente simbiótica con el trabajo periodístico de Hunter Thompson.

Hay mucho de su relación con Hunter Thompson, extraña pero imprescindible, él le hace las ilustraciones a la primera edición de Fear and Loathing in Las Vegas, novela en la que se basa posteriormente la película de Terry Gillian.

Sin duda un documental de los más creativos que he visto. Lo recomiendo totalmente. Les dejo el tráiler para que se animen.

Posteado por: buenaventuras | enero 14, 2017

CONFESIONES Y MEMORIAS

CONFESIONES Y MEMORIAS, Heinrich Heine

ALBA Editorial, 2006
Traducción: Isabel Hernández 
Páginas: 184

9788484282907

Este es un libro que Heine escribe cuando estaba postrado en cama,  gracias a lo que en aquella época se creía era una enfermedad degenerativa congénita y ahora podría entenderse como un estado muy avanzado de sífilis.

El libro como tal se divide en dos partes, una primera que son las Confesiones, que son en general chismes suyos con un tono humorístico avanzado para un alemán en 1854,  buena parte habla de Madame Staël y sus alegatos contra las normas, Madame Staël y  su amor a los alemanes (ella era francesa),  Madame Staël y su odio por Napoleón Bonaparte, mismo que estaba disfrazado de intelectualismo político, pero en el fondo era simple despecho de mujer rechazada, porque ella quiso con Napoleón y él no.

En fin, la segunda parte son las Memorias, más disfrutables porque si bien está presente esa ironía y sátira tan característica en él, hay una buena dosis de ternura. Deja claras sus convicciones literarias, de vida y las políticas también. No hay que dejarse engañar con lo que parecieran ser  meras anécdotas, él hace una radiografía – fiel a su estilo- de la sociedad  alemana tanto en lo político como en ese proceso de desaparición del Romanticismo como escuela  de poesía.

Personalmente, el libro me aburrió;  Heine no es uno de esos poetas que fascinan en la primer lectura, si su poesía no  lo logra, menos esta prosa de confesión y chisme ; y las traducciones que uno encuentra no son tan buenas (si es que se las encuentra); pero una buena traducción  de su poesía y un buen momento de vida, permiten apreciar la musicalidad de sus rimas; y reconocer en su música, ese paradigma del poeta solitario que en sus versos expresa la melancolía y la añoranza de lo perdido, ese alma angustiada por su propia sensibilidad, demasiado lúcido como para sobrevivir en un mundo que calificaba de hostil y monótono.

No tuvo una vida fácil, no. Alemania censuraba sus escritos. La policía tenía órdenes de arresto listas para cuando él apareciera por la ciudad. Heinrich Heine, es considerado como el último romántico, o el primer post-romántico. Rebelde en fondo y forma, tomó lo que aún era de los románticos en cuanto a forma, y lo renovó a su antojo. Su obra está llena de amor, ironía, política y nostalgia.

Heine, el poeta

En el Libro de los Cantares (1831) (mi favorito) se encuentra a un poeta con un genio de doble cara, sus versos a veces son dulces, delicados, sutiles, y en un instante se apodera de ellos un alma infernal, de ironía maligna, que se vale de las palabras como si fueran flechas envenenadas para matar a sus enemigos. Luego de asesinarlos se pone triste, suave, soñador, y luego ríe con malicia y cinismo. Pasa de ángel a demonio en fracción de segundos.

Alguna vez le escribiría a un amigo:

“¿no te estremeces de espanto, Cristian? Tiembla, tiembla, como yo tiemblo. Quema esta carta. ¡Apiádese Dios de mi! No he sido yo quien ha escrito esas palabras. Está sentado en mi silla un hombre pálido y demacrado que las ha escrito. Es que sonó media noche. El loco es irresponsable.”

A pesar de esa naturaleza contradictoria donde bailaban al unísono la ternura y el sarcasmo, la fantasía y la reflexión, la felicidad y la tristeza que fueron los conflictos que crearon en Heine ese espíritu de desencanto, de burla y de sátira. Hay quienes dicen que en realidad él no fue el hombre de las contradicciones, sino el hombre de las contrariedades, pues su vida estuvo llena de desavenencias con su amada Alemania.

Ocho años, los últimos de su vida, los pasó en cama, y no como lo hubiese deseado, porque se describía a sí mismo como un amante apasionado, sino en la “tumba de su colchón”. Los médicos hablaban de un mal congénito; pero ahora hay un cierto acuerdo en que fue una sífilis que derivó en una “meningoencefalitis difusa luética” o parálisis general progresiva. “…caro lector, si te he metido entre mujeres de mala vida, como suele decirse, por lo menos tienes el consuelo de saber que la caída no te ha costado tanto a ti como a mí”.

En sus últimos días estaba ya medio ciego y sólo podía mover la pluma, aún así continuó escribiendo poemas de amor y poemas políticos. Él mismo explicó que su pecho era “un archivo de sentimientos alemanes”. Sus biógrafos cuentan que en su último minuto de vida, pidió a la enfermera un lápiz y un papel, intentó; pero no logró escribir ya nada, y murió.

Si hubiese alcanzado a escribir algo, seguramente la frase  habría sido una que dijo en vida con todo el encanto cínico que lo identificaba: Dios me perdonará, es su oficio.

Conclusión,  si no han leído su poesía, este no es el mejor libro para empezar. Si les gusta su poesía, tampoco es el mejor libro para disfrutarlo. Si lo están estudiando, o les interesa tener un panorama bastante honesto del Romanticismo alemán, corran a buscarlo.

Posteado por: buenaventuras | enero 7, 2017

​NADIE QUIERE LA NOCHE (2015). 

Isabel Coixet hace un peli arriesgada, no lo logra al 100%, pero es una buena peli. Se la juega con Juliette Binoche, y Juliette Binoche nunca defrauda.

Es el Ártico, Groenlandia en 1908, la primera escena es bellísima, ella, Josephine Peary, esposa de Robert Peary, explorador de las nieves que logra poner la bandera de los EEUU en el Polo Norte, está en un impactante vestido rojo en medio de la inmensa blancura de la nieve, dispara y luego la sangre rojísima de un oso polar. Así empieza ese viaje, porque es una road movie muy particular. La Coixet sigue siendo intimista en su búsqueda, y en eso no falla, el viaje psicológico del personaje principal va desde lo testarudo del amor, hasta la supervivencia básica en desamor. Paisajes bellísimos, desesperantes, nieve por todo lado, el «yo te seguiré hasta el infinito» llevado al extremo y la noche de 6 meses a la que nadie quiere llegar. La muerte, el amor, la vida el desamor, la opulencia, la escasez, comer caviar luego carne cruda de tus propios perros o la sopa de la piel de oso que vistes. Esta peli viaja por todas las posibilidades íntimas del ser humano cuando solo queda su instinto por sobrevivir.

Bonitos guiños a Nanook, es una peli aconsejable.

Posteado por: buenaventuras | enero 7, 2017

​FLORENCE FOSTER JENKINS (2016)

Todo es más divertido cuando las cosas se hacen sin expectativas. Vas al Multicine por donas, caes en cuenta que es miércoles de 2×1 y vuelves a casa con las donas y un par de entradas para ver Florence, la única película en cartelera en su idioma original, y con Meryl Streep que es una genia, sin tener idea de qué trata la historia.
Es el Nueva York de los años 40  presentado con una paleta de colores marrones y ocres  muy interesante, digo esto porque todas las fotos que he visto de la época son en blanco y negro. Acá el trabajo de  Stephen Frears – Director que ya nos había sorprendido hace unos años con Philomena- es remarcable.

Una aristócrata amante de la música clásica, en especial la ópera, decide volverse cantante. Su esposo, un mediocre actor inglés, la apoya con devoción. Florence tiene el dinero para pagarse clases con el mejor profesor de canto lírico de Nueva York y  pagar a Cosme McMoon, un joven y talentoso pianista, encarnado con mucha pasta por Simon Helberg ( nuestro queridísimo  Howard Wolowitz de Big Bang Theory), para cumplir su sueño: cantar en el Carnegie Hall. El único detalle acá es que Florence no es mala, es un desastre cantando. En este momento de la película (el de la invitación a la aventura y el encuentro de mentores y aliados), es donde la historia da una vuelta de tuerca con una maravillosa Meryl Streep que te hace partir de risa. Se gana la nominación, sino el Oscar, por este magnífico trabajo.

Yo no sé qué peli vieron las otras dos parejas que estaban en la sala, porque éramos 6,   que nos miraron perplejos al terminar la función, porque nosotros lloramos de tanto reir.

La volvería a ver, por supuesto que sí,  pese que tiene sus momentos de drama, el Director no deja que la tristeza o la compasión te saquen de lo que en realidad es su propuesta: una comedia entretenidísima, que tiene un trasfondo social/artístico  muy interesante y aplicable a cualquier época con: 

1) cuando se tiene plata, todo es posible. 

2) cuando se es realmente malo en algo, no puedes darte cuenta, porque ni siquiera tienes la capacidad de apreciarlo. 

Película totalmente aconsejable, vayan a verla mientras está en el cine.

« Newer Posts - Older Posts »

Categorías