Posteado por: buenaventuras | septiembre 8, 2008

08/09/08

Hoy vi una señora que tenía la marca perfecta de una plancha en la espalda y un señor que apellida Misericordia. Alguien inesperadamente me dijo que me extrañó el fin de semana,  dos opciones de casa se me esfumaron, cerré mi cuenta en el banco, me comí dos buñuelos. Me tomé 2 tazas de café, estoy mareada. Invité al cine a alguien y a los 20 minutos le dije que había cambiado de opinión. Tengo algo de confusión y ganas de correr, al mismo tiempo me siento cansada. Quería almorzar un sandwich de atún, y terminé tomando una leche chocolatada.

Escribí esto durante un taller desarrollo concurrente regional:

“Qué espacio queda para la inquietud ahora que mis manos no existen
Qué tiempo para la angustia si el viento es el sol confundido en su ser

No hay espacio ni tiempo hoy, ni manos ni sol, ni viento ni ser
Qué ojos ven la negra espera de lo que no vendrá
qué boca canta la dicha que jamás llegará
No hay ojos ni boca hoy, ni espera ni dicha, nada hay ni habrá

Nada . “

Pensé mucho en Pessoa hoy;  y en Roberto Arlt. Comprendo un poco más la angustia y el cansancio.

Creo que ha sido un buen día.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: