Posteado por: buenaventuras | mayo 9, 2008

Problema de producción, no de representación

Anoche me soñé con Colin Farrel,  íbamos a encontrarnos en el río Piraí, pero a la altura de la Angostura, yo tenía que ir a misa antes, y entonces él quedó en llamarme. En la Iglesia me encontré dos hostias en el piso y me las comí, entonces una monja que me había visto metérmelas a la boca, se acercó y me sacó a empujones de la Iglesia: “salvaje, las hostias no estaban consagradas”. Me las tragué de susto y justo en ese momento Colin Farrel me llamó para decirme que se iba a atrasar un poco porque tenía que estar a las 7 en una ceremonia para recibir un premio, pero que eso era máximo hasta las 8, que salía de ahí rajando al río, porque me extrañaba. Ahí me desperté.

 

Tengo  un problema con el perchero que hay al lado de mi cama, creo que su punto de equilibrio no está donde debe estar, y que se requiere algo de Mecánica básica para colgar las cosas, es muy complicado y no es estimulante equilibrar algo así cuando estás triste. A mi me gusta dormir cuando estoy triste. Me pone triste cuando algo pasa o alguien dice algo que me hace sentir poca cosa o que no valgo. Sí, soy un poco insegura, me gusta que me mimen, que me hablen con cariño. Cuando me hablan feo reacciono a la defensiva, ataco cuando me siento herida, nunca antes.

 

Creo que por eso tengo tendencia a escapar y huir de las situaciones donde me siento desvalorada o poco apreciada, me voy antes de la herida,  porque en el fondo creo que me asumo como una persona muy valiosa y me asusta la posibilidad de que esto sea sólo imaginación mía. Pero mi agresividad y evasión son  un mecanismo de defensa, en el fondo soy alguien que requiere mucho cuidado y cariño, como una flor, como la rosa del Principito que se jacta de sus cuatro espinas y que estornuda y prefiere estar enferma para conseguir que la atiendan y la cuiden.

 

A veces lloro sola en las noches pensando que estoy completamente equivocada en  todo.  Pero también lloro con las  comedias románticas, tengo una licenciatura en Comunicación audiovisual con especialidad en cine, así que a mis amigos que saben de cine les oculto que las películas que tienen finales felices donde el amor gana todas las batallas me hacen llorar,  digo -como todo buen snob- que son malas y cursis porque son películas de verano hollywoodense.

 

Es una cosa de momentos y lugares exactos…creo yo… todas estas historias,  las malas experiencias son fruto de la anacronía de estas cosas en tu vida. Y la verdad no creo que cuando esto se de, haya que conformarse, yo creo que estos momentos de sincronía perfecta con el destino existen, sólo que a veces no estás listo para verlos… o vos no estás listo o la otra persona no lo está y entonces es una suerte de pisos y ventanas de una torre de Babel donde simplemente hablás otro idioma, a veces el amor lo logra,  a veces logra sincronizar el asunto… pero hay que tener capacidad de autorreconocimiento y de reconocimiento del otro… y deseo de hacer prevalecer el amor.

 

Sí, creo que me gustan mucho las historias donde la gente es feliz, plenamente feliz, donde no ves ninguna escena desagradable permanente, quizá porque están  ocultas, quizá por que todo es perfecto y no existen… yo creo que es posible. Pensé en esto cuando vi The Savages, que lo bien que podás sentirte con vos misma, depende de vos, de sacar de tu vida las cosas que te hacen mal, que te hacen sentir que “no sos suficiente, que la vida es esto no más, que no te merecés lo que deseás….”  No sé… es buena esa peli. Dura, pero muy buena. Útil. Mi amigo Pablo tiene razón, las cosas es mejor verlas no como buenas o malas sino como útiles o inútiles, la valorización es distinta, me parece que si las ves como buenas o malas, en algún momento podés sentirte  víctima, mientras que si las ves como útiles o inútiles, siempre sos dueño de la situación.

 

Yo a veces no entiendo nada, ni lo obvio, todo me parece fragmentado, lleno de humo, lleno de imposturas, de absurdos, todo árido…  a  veces también tengo epifanías que me hacen entender cosas que están en niveles de abstracción bastantes fuera de mi, tan fuera que están dentro de otras personas, cuando esto me pasa me callo, todo me parece tan chiquito, tan infinito, tan milagro, tan sacro, tan azul claro… En general vivo un tregua continua  con este ir y venir de la comprensión, es mi pequeño fantasma, no digo demasiado sobre ello, y cuando encuentro el momento o la persona para hablar de esto, siento ganas de sonreirle a la vida que pasa y agarrarle el culo. Porque en el fondo me siento sola en todo lo que creo, que lo que pienso son boludeces.

 

Creo que lo que los poetas dicen existe, que las mañanas desnudas, los abrazos eternos, los cielos azules, los mares impasibles y las manos que hablan están en esta tierra de hombres, en algún lado. Que las cosas son como las cantan, como las escriben, como las pintan los grandes.

 

Que los ojos lluviosos existen, que los caballeros luchan por sus damas, que los guerreros conquistan imperios por sus diosas, que alguien puede ser realmente capaz de extrañarte hasta verte en un sándwich de queso cuando no estás. Que puede insaciablemente mirarte y tocarte y acompañarte y empujarte a hacer cosas y hablarte y hacerte reir, y hacer cosas por vos, para hacerte feliz porque esto lo hace feliz, y puede hacerlo sin cansarse, incluso alguna vez a las 4 de la mañana luego de 12 horas de trabajo, si así lo amerita la situación. Creo que el amor es así. Es mi  fe, veo a diario a la puta del vestido verde de Cortázar, la Esperanza, que dice que todo esto es posible.

 

Que los crepúsculos color sueño, los amaneceres sabor amor, las sirenas que vuelan en el mar mientras un mago las mira, los amantes abrazados que sobrevuelan ciudades, no están no más en los libros, en los cuadros, en las canciones, en las películas.

 

Pero  bueno, quizá esto es mi modo de subjetivación, mi práctica de resistencia,  mi proceso de crear una posibilidad de existencia distinta, de reinventar y afirmar una diferencia, de crear una manera de vivir, quizá sólo es mi deseo de desear.

  

 


Responses

  1. Bonito, un beso compañera delirante.
    No se confunda que no hay tiempo que perder… hay que ser feliz de una buena vez.

  2. Querida chica del arenal, las flores como vos son imprescindibles para que los poemas de los poetas (valga la redundancia) se puedan hacer realidad.

    Un abrazote.

  3. Pues resultaste ser utópica… que lindo tu post, la verdad reafirmaste muchos de mis pensamientos. Es bueno encontrar otros habitantes de la esperanza. No desesperes… que le vamos a hacer, la realidad es como es, mientras mantengas fuertes tus sueños y sigas creyendo en el amor verdadero y la libertad, todo va a ser más llevadero, unos días llorarás, pero siempre, siempre lograrás sobrellevarlo todo. Te dejo algo que escribí hace un tiempo, y creo que le viene muy al caso.

    Muchos abrazos utópicos!!!

    No debe haber una cosa más linda que encontrarte con tu destino… me imagino las calles de una ciudad… de madrugada, y mientras caminas con alguien, te viene un dejavú de aquellos fenomenales… pero uno de esos que te recuerda a otra vida… una pasada… en otro continente… y te das cuenta que todo tiene sentido, a pesar de que en realidad es completamente irracional lo que te sucede… al observar la persona que camina con vos, te das cuenta en una palabra que dice, o en un gesto que hace, que es ‘ella’, que la reconoces, que la viste antes, que viste ese gesto en otro lugar, en otra época, o quizás en el mismo lugar, pero en otra época, cuando los dos eran otras personas, cuando caminaban por la misma calle y tropezaron en la misma acera, y rieron a carcajadas… y todo eso sucede en cuestión de segundos, y miras a la persona a los ojos, y tratas de decirle todo eso en este instante, y se lo dices con tus ojos, y después de parpadear, te das cuenta que en efecto, ella lo sabe, y te mira como diciéndote, ‘¡sí!, yo también lo recuerdo’ y no sabes ni como ni porque te nace besarla… y lo haces… y en ese beso reconoces que ya habías pasado por todas esas sensaciones… y te dejas llevar… y te arrastras más y más… y sabes que la quisiste desde antes…

    Todos tienen un alma gemela… pero muchos no están dispuestos a esperarla… no salen a buscarla… se enamoran y ya… se despreocupan… y viven una vida tranquila… a algunos el tedio los ataca… y se sienten incompletos… y sus mundos se derrumban… y sienten la inmensa necesidad de encontrar un alma gemela… y a veces la hallan… pero ya es muy tarde… y a pesar de que la reconocen, sentada en una fiesta a la que fueron con su marido… o su esposa… y la ven ahí, sonriente… y saben instantáneamente que es ella… pues se resignan y miran a otro lado… y dejan que todo aquello se vaya… y vuelven a su rutina… y bueno… todos tienen un alma gemela… será hasta la próxima vida… sin duda en una de las que viene… podrán encontrarse…

    Hay gente que espera… hay gente que es paciente, que realmente cree en el amor verdadero… o en la posibilidad de encontrarlo… y decide salir a buscarlo, o esperarlo… y camina por las calles de las ciudades que habita, esperando chocarse con esa persona, tropezarse con ella, doblar una esquina, y encontrársela ahí, sonriendo… algunos habitan ciudades distantes… y pasan una eternidad recorriendo distancias… hasta que encuentran a su otro yo, a su media mandarina… a su na!… a su media mitad… o como quieran llamarla… hay gente que espera…

    Cuando se reconocen… suele ser por un ‘¿que hora tiene?’, ‘disculpe no pude evitar ver que lee a Oliverio Girondo, ese libro que tiene entre sus manos, es mi favorito.’, ‘yo también frecuentaba ese boliche en el prado’, ‘Nací en La Paz, pero viví toda mi vida en otro lado’, ‘Estuve en esa carrera justo en ese entonces… no puedo creer que no nos conocíamos…’, ‘me gusta mucho la lluvia…’, ‘yo también escribo tonterías…’ y cosas así, que nunca terminan de sorprenderlos… que parecen mensajes cifrados… que sólo ellos reconocen… pero por miedo a sentirse o saberse ridículos… tardan un poco en aceptarlos… pero eventualmente lo hacen… y se reconocen…

    Hay gente dispuesta a cruzar distancias… a saltar continentes… a navegar océanos… con una espontaneidad increíble… algunos ni se creen lo que dicen, cuando lo dicen… ¿me acompañas en un viaje?… claro! Dime donde, y ahí estaré!… cuando en realidad ni se conocen… o quizás han intercambiado un par de palabras, un par de miradas en la orilla del otro… y aunque les cuesta mucho hacer lo mismo con gente a la que conocen de toda la vida… están dispuestos a hacerlo con este desconocido… ¿Por qué? … es una buena pregunta, sin duda alguna… quien sabe, ambos se reconocen en algunas palabras que dicen… recuerdan caminatas en Katmandú que en esta vida nunca han hecho… y se lanzan así… sin cuestionarse mucho… sin timidez… cuando en realidad son los seres que suelen cuestionarse todo… y son súper tímidos…

    Hay gente que espera… que se reconoce… que se mira en las palabras… en los gestos… en los ojos… en los labios… en las manos… en las sonrisas… en las confusiones… en las explosiones… en los abismales conflictos existenciales… de un desconocido… que en realidad, no es ningún desconocido… es el alma gemela… y se abandonan nuevamente a la pasión… al desenfreno… a dormir menos horas al día… a buscar respuestas en las calles de otras ciudades… a rememorar caminos… hay gente que busca abandonarse a un sueño… a sentarse en un puerto y presenciar el silencio del otro… y saberlo infinitamente grato… y estar dispuesto a presenciar ese silencio por siempre… y juntos en silencio se ponen de acuerdo para recorrer otras geografías… y hablan de Egipto, o de viajes en el tiempo… de transportarse en el espacio… de cruzar dimensiones… de sueños inconcebibles… de mañanas de sol… de tardes de lluvia… de noches frescas… de madrugadas con amanecer a la orilla del mar… de pensamientos huevada… de filosofía barata… y poesía de dos pesos… de cuentos de hadas… de nubes y del aleteo de las mariposas… de lo cotidiano… del calentamiento global… de lo mucho que llueve… y de lo vacío que se sentía uno antes de encontrar al otro… de lo profundo de sus soledades… de las angustias que pasaron sus corazones heridos… de sus miedos a sentirse heridos… de sus sueños y libertades… de todo en general y de nada en particular… hay gente que espera…

  4. Que lindo post. Me hiciste reconocerme en muchas cosas q pienso. Un abrazo a la distancia y desde mi camita de enferma, gina paola

  5. mira que varias cosas las sabía, otras las intuía, pero lo de Colin Farrel lo vamos a tener que discutir, y ni hablar de ese eufemismo de las hostias, en fin, eso es privado (jajaja), un beso linda, te quiero, volvé pronto.
    Sergio

  6. Amiga:

    ¡¡¡Volviste a describirme!!! Prometiste que ya no andarías mostrando nuestras bellas desnudeces por ahí (ja, ja, ja).

    Querida, dejá de perder plata: manda tus textos a los concursos. Sos fan-tás-ti-ca.

    Un abrazo -si te sirve de consuelo- a lo Colin Farrel (algo es algo, dijo la gallina bajo el pato).

  7. ya no quedan caballleros porque se acabaron las doncellas, amiga. ¿que hacemos? disfrutemos nuestra neurosis, posteemos en onda terapeutica y tomemosmnos unos fernés.

    si en vez de soñar con el huevon de colin farrrell te hubieses soñado con woody allen a lo mejor resolvias algo o de ultima lo ahogabas en el pirai.

    alguien esta viendo mucha television.

    un abrazo amiga

    vadik

  8. Estimado defensor del derecho al delirio,
    caramba! esa actitud firme me seduce… jajaja me seduce a ponerme igual de firme… finalmente es el ingrediente imprescindble de la fórmula, no?

    Vania querida,
    tanta palabra linda… y dirigida hacia mi… me regalaste un momento de comfort… los momentos son los mejores regalos… gracias amiga.

  9. Utópico,
    y.. si.. es como dice Sprite “las cosas son como son”.. jajaj
    pero ahi está el poder y la libertad de subjetivar… eso te salva, compañero, no sabés cómo te salva (a lo Benedetti te salva). Un abrazo y gracias por el texto, momento poético… preciado.

    Giningui,
    Cómo no te vas a reconocer!! si somo tan iguales en estas cosas… no lo habrán afirmado nuestras largas charlas y cortas historias… Un besote, querida amiga. y compañera de subjetivaciones… Te quiero mucho… che ya puej… esta vez veamonos.

  10. Sergio,
    mirá vos… bueno saber que sabés y que intuís esas cosas, me pregunto si saber todo eso sirve para algo,lo pregunto porque yo misma a veces no sé qué para qué sirve.. en fin..
    Lo de Colin Farrel, lo discutimos cuando querrás..jajaja
    Un beso

  11. JAJAJAJAJJAAJA ….JA Y JÁ

    Puky, querido, mi muy querido Puky…
    vos te pasás de vez en cuando por acá ysiempre es para dejarme una sonrisa en la cara… será porque te gusta tanto verme sonreir… soj puej buen amigo…
    No sabés la falta que me hace una extensa charla con vos, esteparia… reconstructiva, autoreconocedora.. y azul… con frangelico incluido..
    Che te cuento que estaré en la amada de los anillos esta semana, y me resulta imprescindible verte… esta vez sin plantones.. (de mi parte, claro) y mejor si es antes de la presentación de tu libro, porque después de eso vas a ser del jet set literario y por ahí te alzás… uno de los tópicos principales a charlar es que ya tengo 30 años y 9 meses.. o sea más de 30… y con esto, según tu teoría.. estoy en mi punto caramelo para PUBLICAR mis subjtivaciones!!! Te llamo. Un abrazote azul cobalto, el que más te gusta.

  12. Estimado y distinguido astronauta,
    acá voy a tener que discrepar con vos (y eso que nos entendemos muy bien).. ¡¡¡¡CÓMO QUE YA NO HAY DONCELLAS?!!!!! y la esposa de Shrek? y Lorelai Gilmore? y la old Christine? y julia roberts en la boda de mi mejor amigo? y la enfermera del paciente inglés? y… toy viendo mucha tele, es cierto….jajajaj
    Creo que las doncellas las construyen los caballeros y como no ya no hay.. estamos como estamos, porque al final de cuentas todas las mujeres en el fondo queremos ser princesas…
    Lea Huidobro, mi compañero de letras, leálo y enamórese… vuele… putee y ame…

    /…/Una tarde, cogí mi paracaídas y dije: «Entre una estrella y dos golondrinas.» He aquí la muerte que se acerca como la tierra al globo que cae.
    /…/
    Abre la puerta de tu alma y sal a respirar al lado afuera. Puedes abrir con un suspiro la puerta que haya cerrado el huracán.
    Hombre, he ahí tu paracaídas maravilloso como el vértigo.
    Poeta, he ahí tu paracaídas, maravilloso como el imán del abismo.
    Mago, he ahí tu paracaídas que una palabra tuya puede convertir en un parasubidas maravilloso como el relámpago que quisiera cegar al creador.
    /…/

    Vicente Huidobro. Prefacio de Altazor.1931.

    disfrute su neurosis, hágalo…
    Larga vida al rock. Amanezcamos!
    Salud!!

  13. Somehow i missed the point. Probably lost in translation🙂 Anyway … nice blog to visit.

    cheers, No!

  14. Nos tenes esperando la actualización de tu blog!
    Un abrazo, querida Vero.
    Te quiero mucho, sos una amiga excelente.

  15. Interesante pluma, estimada Vero… Pero… ¡Bah! ¿Qué hago comentando un post que no es de política? ¿A quién puede habérsele ocurrido que la blogósfera es democrática y que uno puede comentar donde estime conveniente? En fin, perdón por este delirio democrático de creer que uno puede comentar el blog que estime conveniente. No volverá a ocurrir. De todas formas, felicidades nuevamente por la pluma…

  16. P. D. Felicidades, finalmente, por el gran gusto poético… Huidubro rules!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: