Posteado por: buenaventuras | agosto 8, 2006

Martes

Hay que ver lo surrealista que puede ser la calle un martes a las 6 de la mañana, luego de un feriado, luego de haberte dormido como a las 3 y haberte levantado como a las 5.

Pasa que de tener serios problemas para llegar puntual al trabajo, salté a no sólo proponerme llegar puntual, sino en hacer 45 minutos de spinning antes. Así es que desde hace una semana me despierto todos los días a las 5, dejo todo listo: mochila, desayuno, uniforme, para que la niña vaya al colegio, salgo a las 6:00 – 6:10, a las 6:25 estoy en el gimnasio, hago calentamiento 5 minutos y de 6:30 a 7:15 me sacan el jugo, un duchazo, y a la calle otra vez, 7:30-7:35, y estoy en la oficina a las 7:55. Lo mejor del caso es ya me estoy acostumbrando.

Bueno, decía que hay que ver lo surrealista que puede ser la calle a las 6 de la mañana en un martes después de un feriado y con dos horas de sueño. Como estamos en invierno, las noches son laaaargas, así que a las 6 de la mañana, la calle está con luces, es como de noche.. y para mala suerte mía, la línea 19 no trabaja, así que tengo que caminar 2 cuadras a buscar la línea 92, que pasa cada 10 minutos, y que suele ser muy puntual, así que si llegué a la avenida a las 6:12, ya me toca esperar al micro de las 6:21. Hoy, sucedió; y en los 9 minutos de espera, vi de todo; pero lo más surrealista fue esta escena: 3er anillo, a la altura del Centro Comercial Chiriguano, apenas la luz del amanecer, un auto negro, no vi la marca ni el modelo, pero tenía pinta de ser uno de esos que tienen turbo y pasan de 60 a 120 km/hora en 5 seg., pasó como alma que lleva al diablo, unos segundos después un auto blanco un poquito menos rápido, este era un Starlet, y como al minuto, una moto de la Policía, una voz detrás mío dice: “Estas motos de la Policía, son un chiste”. Giro la cabeza para ver, por mi lado pasa un hombre, 1,45 de estatura y llevaba un llavero de Chicken Little grande como un peluche de 20cm. Yo, mochila en la espalda, pantalón deportivo, una botella de agua, casi-dormida, agarré un ataque de risa… que me duró 5 minutos.

Llegué al gimnasio, me monté en la bici, aún reía de rato en rato… y hay que ver lo genial que es sacarse el jugo pedaleando con merengue house: Tu crees que me va rociar, tu crees que me va tumbar…. candombe huuuu! candombe haaa!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: