Posteado por: buenaventuras | abril 6, 2006

Ofelia, que no la de la Hamlet

No es la amada de Hamlet, esta es la Ofelia de Eliseo. Tremendo nombre que se gasta mi abuelita. Nieta de inmigrantes españoles: Doña Ofelia, como le dicen en el pueblo. Si hasta suena a condesa y eso…

Samaipata, Sabaypata, el Valle de las Purificaciones, el punto hasta donde llegaron los Incas en su periodo de expansión, porque ahí los esperaban los chiriguanos… y hasta ahí no más llegaron… porque los chiriguanos eran bravísimos, y les hicieron la barrera para que la expansión no baje a las sierras orientales de Santa Cruz.

Ese es el pueblo de mis abuelos, Samaipata, el pueblo donde todos los años pasaba mis 3 meses de vacación escolar. El pueblo que me regaló los recuerdos más hermosos de mi infancia, las diarreas más jodidas por comer tanto durazno y las tundas más memorables por manchar mi ropa con yana yana. Mi abuelo tiene manos de santo, él agarra un gajo de cualquier árbol, lo pone en la tierra y listo.. a las semanas hay un retoño… él hizo este experimiento de duraznos samaipateños con duraznos chilenos y creo que fue injertando un gajo de durazno en un árbol de ciruelo… o al revés, yo no sé; pero a los meses cosechamos tanto durazno que no sabíamos qué hacer.. y sacamos unas cajas en la puerta y les vendíamos los duraznos gigantes a los turistas a precio de gallina muerta, y derrochábamos (hablo de mi prima y yo) toda nuestra ganancia en comprar helado de chocolate en el bistro de unos alemanes, ellos corrompieron a la población infantil de Samaipata por allá por los años ’80… todos, y digo TODOS los niños del pueblo, eran capaces de hacer cualquier cosa, hasta barrerle la casa a la malvada Doña XXXX de la esquina del mercado por unos cuantos quintos, los suficientes para comprar el helado… (samaipateños que lleguen a este blog… por favor continuar manteniendo a la señora en el anonimato…)Pero todo placer tiene sus consecuencias, así que las temporadas de durazno terminaban siempre en clásicos cuadros de amigdalitis, faringitis, bronquitis, y alguna vez… en alguna cosa rara llamada laringotraqueobronquitis, razón por la cual, el helado de chocolate desapareció de mi dieta diaria. A los duraznos siguieron sucesivos experimentos con damascos, y un rosal en el que florecían rosas de 8 colores, incluyendo una negra. Así que de la casa a la huerta, y de la huerta a la casa llevando el café de la mañana y llevando el café de la tarde… haciendo pan los jueves, haciendo “majablanco” (dulce de leche) los sábados… Y los domingos, la inigualable, la insuperable, la inimitable chanfaina de mi abuelita.En las noches, algunos chicos nos juntábamos en la calle, a jugar sortija, pelota quemada, fútbol, mancha, tuja de esconderse, mandandirun dirundan… y otros juegos que son quizá los precursores del Dumb, el War Craft, y quién sabe… el Age of Empires… Mi abuelita solía sentarse en el desnivel del piso que estaba en el umbral de la puerta de entrada… y a veces no se aguantaba y se metía unos goles espectaculares… Pato, el hijo del peluquero del pueblo era el maestro para jugar pelota quemada… una vez hizo un split aéreo y la pelota pasó por debajo de sus piernas ante la mirada desorbitada de todos nosotros (recuerdo la escena como un capítulo de los Supercampeones), siempre estaba en mi equipo… (bueno, yo siempre me metía en su equipo…)La “Mami”, como le decimos todos ( hijos, nietos y bisnietos), es una mujer incansable… como es la gente del valle, que no se le nota la vejez… Por lo menos yo.. si me preguntan su edad, tengo el recuerdo de alguna vez que me dijo 60… En la última cena familiar, le mencioné la edad.. 60 años, le dije; y ella me repuso en tono de burla: Uju.. baj… elay… si tu padre es el que ya va llegar a los 60…. (mier…. pensé . qué vieja estoy!!) No me quejo de mi niñez, mucho aire puro, mucha naturaleza, mucha magia… mucha diversión al aire libre, mucha inocencia… y mucho de Ofelia.

No soy de las nietas preferidas, lo reconozco… ni la adulada, ni la consentida… pero sí sé que ella sabe que soy la única que heredó esa calidad de vitalidad de los vallunos. Y pa que no se queden con las ganas de conocerla aquí les pongo una foto en la fiesta de mi prima, donde nos mandamos una borrachera…uuuuuuuuu… es dura la viejinga…

PD.- No me hagan caso.. aquí no más, utilizando este espacio pa compartir mi felicidad también… y por qué no, pa hacer exhibicionismo del sentir.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: