Posteado por: buenaventuras | abril 2, 2006

Q.E.P.D. +

Ella, que alguna vez hizo acrobacias con las palabras, ahora simplemente las mordía hasta hacerlas sangrar, porque el que decía esta vez era él, decía capricho, decía no permitir, decía hace mucho, decía debí haber, decía no olvido, decía yo quise, decía vos no, decía no más; y ella sólo decía te amo.

Él, un experto en hacer esas recomendaciones que suenan a advertencias, que hacen que esta empalizada de ella, de renunciación, de abismo, de alma umbría, de palabras enlutadas que dicen víspera, que dicen infortunio, que dicen congoja y dicen te amo y calma y dulce y canto… que hacen que la palabra que es ella, se haga noche y silencio, y que ajada empiece a rodear ese espejo llamado alma, adherida a la ausencia; y tenga sombra y no esté con su cuerpo, ni con sus sueños, y se haya perdido y se haya hecho lluvia, como un ejercicio en la memoria, gota a gota…. interminable y absurda…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: