Posteado por: buenaventuras | noviembre 26, 2005

Mujeres de la Belle Epoque (Parte II)

Marie-Clementine Valade, más conocida como Suzanne Valadon o “la Valadon” como la solía llamar Toulouse Lautrec, nació en Paris en 1865, hija ilegítima de una lavandera, creció en el barrio de Montmartre dedicándose desde los nueve años a actividades que fueron desde la lavanderia hasta el trapecio circense.

A los 16, comienza a posar como modelo para Renoir y otros famosos pintores del la época. (Abajo un cuadro de Renoir, y luego uno de Lautrec. Véase la percepción distinta de cada pintor en una misma mujer)

“La Valadon” empezó a dibujar por curiosidad y observando diariamente las técnicas y el trabajo de todos aquellos para los que posaba, empezó a crear sus propias pinturas. Degas fue de sus principales promotores. Suzanne pintó retratos, paisajes y especialmente desnudos femeninos. Su obra se caracteriza por los colores brillantes y de gran poder visual.

La obra de esta artista ha sido clasificada como post-impresionista y de estilo fauvista. Quienes han estudiado sus obras afirman que en ellas existe cierta influencia de Matisse y Gauguin. Se dice que trabajó durante trece años en sus óleos antes de enseñarlos al público. En 1915 tuvo su primera exposición individual que fue un éxito comercial y para la crítica de la época.

Paralelo a su arte continuó posando para poder subsistir económicamente. Así conoce a Henri de Toulouse Lautrec, para quien posó en varias ocasiones y con quien vivió uno de los romances más intensos que conoce la historia del siglo XIX.

Siendo una gran pintora, se mantuvo siempre a la sombra de Lautrec y de otros artistas famosos con los que convivió, ( fue amante de Puvis de Chavannes, del compositor Erik Satie, del banquero Paul Moussis, (con quien vivió 14 años). También se la vincula con Chagall, Picasso, Modigliani y Van Gogh. Se casó con Andre Utter, (pintor veintiún años más joven que ella).

Suzanne Valadon tuvo un hijo a los 18 años, Maurice Utrillo que también fue pintor, (arriba, la Valadon con su hijo). El apellido Utrillo se lo dio un escritor español. En realidad, no se supo nunca quién fue el padre, recientemente se ha especulado en torno a Lautrec e incluso Van Gogh. Lo cierto es que la historia cuenta que Suzanne intentó que Lautrec se casara con ella.. e incluso llegó a amenazarlo con suicidarse si él no lo hacía., con esto sólo logró que Lautrec la abandonara. Ella respondió a este abandono con un verdadero intento de suicidio en 1888, intento del cual se salvó, para dedicarse esporádicamente a la pintura hasta su muerte.

Valadon murió en 1938, -a diferencia de Camille Claudel, quien muriera totalmente en el abandono- a su funeral acudieron grandes personajes de la comunidad artística de París incluyendo a Picasso, Georges Braque y André Derain.

Algunos de sus cuadros se hallan en la exposición permanente del Museo de Arte Moderno de París.

Ambas (Camille y Suzanne) vivieron tórridas historias de amor pero tuvieron que renunciar al éxito en sus profesiones.

Hace poco leí un artículo de Eva Prado que trataba este tipo de situaciones y ella se preguntaba: ¿Será un requisito indispensable el estar sola para poder tener una carrera o profesión exitosa? ¿Dónde se encuentra el equilibrio? ¿Qué pasa con las relaciones entre hombres y mujeres?

Ahora… yo me pongo a pensar a escala menor, analizando mi entorno, los casos de mis amigas, de las conocidas de mis amigas, y hasta el mío mismo.; y tenemos muchas cosas en común: estamos rondando los treinta, somos jóvenes, iniciando una carrera; pero haciéndolo de una manera más o menos exitosa, independientes económicamente y todas sin excepción, solteras.

¿Por qué? ¿Hemos cambiado? ¿En qué somos diferentes? ¿Estaremos medio locas?


Responses

  1. Todo en la vida tiene un precio.

  2. muy interesante la vida de Valadón e ilustrativa.Quédifícil en esa època para las mujeres talentosas como ella,.destacarse en alguna disciplinaCuàntas mujeres se habrán frustado en sus capacidades por el machismo reinante.
    Por suerte ,algunas de fuerte personalidad como Camille Claudel o nuestra Lola Mora,pudieron dejarnos brillantes obras.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: