Posteado por: buenaventuras | mayo 24, 2005

Y anoche me mordió un perro

El viento del sur al final no se fue y encima se quedó con llovizna, estaba camino a casa… y ahí, al frente antes de cruzar la avenida, Ñic… un perro me muerde la pierna izquierda… así, sin decir ni medio Guau… Amigos míos, ha quedado comprobada la antítesis de que perro que ladra no muerde… Así es : perro que no ladra, sí muerde. Menos mal que estaba con pantalón (doble, porque soy friolenta)… Llegué a mi casa, traté de descolgar de mi su nombre (llamémosle “M”), para poder dormir. Desprenderlo de la lluvia de velo sobre mi pelo y colgarlo del chinche que agarra mi cuadro de Breughel o tal vez del poster, hecho pelotas, del “expedición” de Silvio; pero en ese intento lo único que conseguí fue pelearme con el sueño y rodar de un extremo a otro de la cama sin poder hilar razones, sin poder congeniar decisiones. Si, yo venía pensando en “M” ….y un perro me mordió…Venía contra el viento, “sumando soledades y restando esperanzas” como bien lo dijo una gran mujer… venía haciendo ese cálculo mental y entonces… el perro me mordió… Creo que este es uno de esos momentos en los que exhibir la razón no es tan esencial como desnudar el alma… El perro me mordió sin decirme: guau! Joder… porqué lo hizo?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: